Memorias de un Primer Amor [6]

Memorias de un Primer Amor

Capítulo Anterior: [5] SEIS

Capítulo 6: Cinco

Vaya sosegado escenario: una habitación no muy amplia, perdida en la oscuridad de la noche, varios minutos después de un bello atardecer rosado; las vetustas cortinas completamente cerradas, la densa puerta medio emparejada, la solitaria cama a medio tender y sobre ésta un delgado cuerpo; era él.

Estaba completamente solo, perdido en su recámara, recostado boca arriba. Traía una vieja camiseta blanca, arrugada y estropeada, y un bóxer negro con franjas azules y rojas. Respiraba con extrema lentitud, profanando sutilmente el casi sepulcral silencio de una noche tibia sin luna ni estrellas. Miraba la negrura, sigilosamente, atento a los espectros invisibles que susurraban su nombre desde el otro lado de su ventana. Hacía mucho calor.

Los minutos y las horas se deslizaban sobre su cuerpo sin premura. Él sólo yacía allí, pensando y evocando, reviviendo en su memoria aquel día, cinco meses atrás, cuando unieron sus labios por primera vez. Ese recuerdo le hacía sonreír.

Empezó a repasar en su cabeza aquellas memorias de ese su primer amor. Revivió día a día su historia juntos, pensando en su mirada, su sonrisa, sus brazos alrededor suyo. Escuchaba sus palabras y sentía su ahora ausente aliento soplar con dulzura en su cuello.

Sus ojos se humedecieron cuando recordó que las cosas ya no estaban tan bien, que ya no estaban juntos. Comenzó a pensar en la distancia, en la separación y en la duda. Recordó la ocasión cuando habló con ella por última vez, cuando la visitó en su hogar. Intentaba desesperadamente comprender lo que ella sentía; anhelaba poder estar a su lado para apoyarla, para superar la prueba juntos. Pero ella quería recorrer la travesía sola.

Todo era muy confuso. Él ya no podía soportar su ausencia, pero no le quedaba más que esperar y tener fe en que ella pudiera aclarar su mente y su corazón. Le preocupaba que fuera demasiado tarde.

Las manecillas del viejo reloj de pared seguían dando vueltas y vueltas. Entonces, de pronto, una extraña sensación atravesó su espalda, como si un helado dedo la recorriera con vaporosa crueldad. Súbitamente, y sin planearlo, todo se volvió claro. Ahora sabía la verdad.

Al día siguiente se vieron en la escuela. A pesar de la separación, tomaban clase en el mismo grupo y de vez en cuando se regresaban juntos a sus casas ya que les quedaba la misma ruta. Vivían cerca. Y ese fue uno de esos días.

Iban sentados hombro con hombro, ella del lado de la ventanilla. Miraba hacia afuera mientras él revisaba unas notas. Llevaban ya varios minutos sin esbozar una sola palabra.

Entonces, cuando faltaba poco para que él llegara a su destino, decidió romper el silencio y salir de la duda.

La miró, llamó su atención, muy inseguro, y habló: “creo saber lo que pasa”. Le dijo que tenía una teoría y que se la diría, pero que ella tendría que negarla o afirmarla según el caso. No tendría que decir nada más. Sólo sí o no. Le hizo prometer que respondería. Una vez que ella, con cierta reserva y nerviosismo, aceptó, entonces él continuó: “creo que lo que está pasando es… simplemente… que ya no me amas. Ya no tienes sentimientos por mí”.

Ella se puso pálida. Sinceramente no esperaba escuchar algo así. Se paralizó por varios segundos, y sus ojos se nublaron un poco. Él la miraba atento, ansioso, tratando de ocultar aquella desesperación que lo roía desde dentro. Añoraba estar equivocado, deseaba no tener razón.

Entonces ella, después de un largo y profundo suspiro, cerró sus ojos y con todo el dolor del mundo asintió lentamente con la cabeza. Él le dio las gracias por su honestidad, besó su mano con extrema solemnidad, abandonó el vehículo y se perdió en la distancia.

Siguiente Capítulo: [7] CUATRO
2011 Derechos Reservados © Daniel Reynoso Gállego

6 comentarios en “Memorias de un Primer Amor [6]

  1. Azucena López dijo:

    Ahhhhh!!! en este capítulo me detuve un momento antes de ver la respuesta de ella, me quedé un segundo en suspenso o_o sigo leyendo… 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s