Incompleto

Un hombre se apoyó sobre su rodilla, me señaló con el dedo y, colocando una mano sobre el hombro del niño, le dijo con añoranza:

Mira eso, hijo. Aquel muchacho que ves allá, sorteando las sombras en el horizonte, está incompleto; le falta la mitad del corazón“.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s