La hora

Vaya situación tan excepcional, tan insólita, cuando arribaron los veteranos, a quienes por supuesto nadie había visto en ya varios años, y, acercándose a mí con una indiscreta y audaz sonrisa lastimera, me introdujeron con su más fresca camarada, la virtuosa muerte, con singular arrebato. Un tremendo desasosiego heló mis consumidos huesos: no sabía si lo correcto era saludarle de beso o estrechar solamente su famélica mano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s