El Momento se Avecina

Creo que todo está a punto de cambiar. Por mucho tiempo he andado por ahí diciendo que tal vez deba regresar a mi pasado, que tal vez deba sumergirme de nuevo en las espesas sombras en las que me asfixiaba años atrás.

Por mucho tiempo me he visto tentado a volver, pero siempre ha sido un duelo equilibrado, una especie de batalla épica entre dos mundos distintos, con las mismas fuerzas, y cuyo fin determinaría mi destino.

Pero hoy las cosas son diferentes. Ese balance que me ha mantenido centrado está por romperse. Me encuentro ahogado en un estado del que no he logrado descifrar cómo salir.

Hay momentos en mi vida en los que simplemente no sé qué hacer y sólo me queda sentarme y tragarme mi frustración. Hay momentos en los que necesito de alguien en quien contar, una persona que esté lo suficientemente cerca como para hacerme olvidar lo solitaria que es la vida en realidad, y en quien pueda confiar.

Y no hablo de un amor sino de una amistad, una amistad especial. Hace un tiempo creí haber encontrado a ese amigo, a esa persona con la que pensé podría siempre contar.

Ahora no sé si es verdad. Lo elegí y le di toda mi confianza, mi sinceridad y mi apoyo. Procuré estar ahí para él y siempre hacerle saber que conmigo contaría. Me esmeré demasiado porque pensé que era lo correcto. Traté de estar a su lado, pensado que eso queríamos ambos. El problema es que parece que me equivoqué.

He dado mucho y he esperado algo de regreso, y eso es lo que me mata. Te di la mano y no respondiste. No sólo te dije lo importante que era nuestra amistad, sino que siempre lo demostré.

Me siento tan hundido que no sé si volveré a ver la luz. Sabía que llegaría a este punto, y procuré forjar una amistad lo suficientemente fuerte y valiosa, de modo que, cuando llegara el momento, pudiera contar con ella para que me sacara del abismo en el que ahora me he zambullido. Pero he extendido mi brazo en busca de socorro y no he encontrado a nadie ahí.

Estoy a punto de perderme en lo hondo de la oscuridad y no estás aquí para evitar que eso pase.

Puse todo de mí y me siento ahora vacío. Te di todo y ni siquiera sé si te diste cuenta, o si en verdad lo valoraste.

Creo que todo está a punto de cambiar. Pienso que simplemente me dejaré caer y volveré a la helada mirada. Estoy realmente cerca de perecer ante el negro vacío, y, entonces no esperaré nada de ti ni de nadie, y habré comprobado que la amistad es un engaño. Dejaré de buscar apoyo y sustento, pero de igual manera me habrás perdido.

Puede que, si es que algún día llegas a leer esto, todavía no sea demasiado tarde. Hoy sigo estando aquí, como me conoces, pero estoy a punto de caer.

Pronto me desvaneceré y no habrá marcha atrás, y cuando eso pase, seguro lo sabrás.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s